diciembre 18, 2011 0

Els ocells d’en Martí i l’Associació Mainada

By in Proyectos personales

Avui vull dedicar aquest petit espai d’actualització del blog al conte solidari “Els ocells d’en Martí”, escrit per Camil Bosch i il·lustrat per Maria del Mar Santa. Un molt bon regal solidari de Nadal per empreses o famílies.

En Martí és un nen que estima molt els animals i per això dedica el seu temps a la conquesta de la seva llibertat. La llibertat d’ajudar a aquells que ho necessiten, la de regalar una mica d’allò que ens és donat als altres, la de l’esforç d’aconseguir conviure amb l’entorn i estimar la natura.

els_ocells_den_marti

Em prenc la llicencia d’escriure una mica sobre el seu autor, ja que al conte gairebé no es veu reflectida l’empenta que ha posat per fer-ho realitat. No sé exactament quant de temps porta treballant en aquest projecte que va començar de l’amor d’un avi al seu nét: en Martí. Camil Bosch és advocat i, segons ell, “cuentista”. És a dir, que escriu contes. Però no un conte qualsevol. Aquest conte, que ha escrit i portat a impremta amb el seu esperit emprenedor, és un projecte solidari per a l’Associació Mainada on tots els beneficis de la venda es destinaran a finançar l’assistència sanitària hospitalària d’infants al tercer món a través de l’Obra Social de Sant Joan de Déu.

El primer cop que vaig llegir el conte, amb les il·lustracions originals i precioses de Maria del Mar Santa, vaig pensar que tant de bo tots els infants del món poguessin gaudir d’un avi com en Camil. Sembla que em va llegir el pensament, i crec que ara ho passarà malament si llegeix això, ja que em fa l’efecte que li agrada poc el protagonisme. L’altre dia en Camil m’anunciava que ja porten venuts 1300 llibres esgotant gairebé la primera edició i que ajudaran a donar-li el millor regal: el somriure de tots aquells infants que gaudiran de la vostra ajuda.

Ara que ve el Nadal és un moment perfecte i un bonic regal per compartir amb els vostres fills/es, néts/es, cosins/es, família i amics en general. O per què no, un bonic regal solidari d’empresa, de convencions, d’associacions, etc. conscients de que a banda del que a nosaltres ens afecta, també hi han altres amb qui compartir el que tenim.

El preu del conte és ben simbòlic: 8 €. Podeu comprar-lo a través del correu electrònic de l’Associació Mainada indicant quan es farà la transferència per poder coordinar l’entrega de llibres. Es pot fer la transferència bancaria mitjançant al compte:

Titular:  Associació Mainada

Número de compte de La Caixa:  2100 – 0636 – 74 – 0200118483

Serà genial si feu l’aportació i també molt bonic que feu partícips d’aquest missatge a tots aquells que els hi agradaria compartir amb l’Associació Mainada aquest projecte. Moltes gràcies a tots per llegir i compartir aquest projecte solidari.

Tags: , , , , , , , , , ,

octubre 1, 2011 1

¡Que me quiten lo bailao! SMM, SEO, SEM y otras cosas del montón

By in Runroom, SEM, SEO, Social Media Marketing

Hola blogeros!

Hace tiempo que no escribo. Algunos me habéis estado preguntando el por qué de esta desgracia. Sé que estabais encerrados en vuestras casas, llorando en el lavabo, sin salir los viernes, etc. Vamos, destrozados de dolor. Esto no es un “he vuelto” definitivo, os lo advierto para que no hayan futuros reproches. Pero aquí estoy. Tras tres largos meses de letargo vuelvo a sentarme delante del ordenador para explicar algo mío. ¡Si no lo hago reviento!

Veréis, tras unos duros años de curro sin parar, de horas de más, de fines de semana currando y de festivos sin festividad con la obligatoriedad de forzarme a pensar que era una afortunada por tener trabajo en mi profesión ¡he descubierto que ahí fuera había un trabajo esperándome sin que yo lo supiera!. Se conoce que hay empresas dedicadas al mundo de la comunicación en Internet que necesitan gente especializada y formada para dirigir, comunicar y amenizar las redes sociales. El objetivo fundamental es posicionar y dar visibilidad a una marca que lo necesita. Esto es comúnmente conocido como el sector de los Community Manager y los Social Media Marketing, unas palabrejas muy de moda en estos momentos.

Además, no he ido a parar a una empresa cualquiera. ¡He tenido la suerte de que me guiñara un ojo Runroom! Ni más ni menos. Podríais toparos con una empresa cualquiera de comunicación en Internet que os intentara vender el oro y el moro, pero que al final sólo consiguierais una parte muy pequeña de lo que realmente os proponíais. Runroom está preparada para todo, año tras año lo han ido demostrando, y yo tengo la inmensa suerte de pertenecer a ese equipo. En Runroom todo el mundo se desvive por su trabajo y a cada uno de nosotros nos gusta el sitio donde hemos sido colocados. Si miráis mi CV veréis que he estado en varias empresas en poco tiempo y ¡esto no lo había visto en mi vida!. Podría decirse, parafraseando a Guardiola, que hemos sido elegidos. Lo de levantarse pronto no lo llevamos tan bien (por lo menos, algunos).

Con Runroom he aprendido un lenguaje nuevo y no es el de la programación, porque sigo sin encontrar el interés a eso de ser ingeniero (no se me ofendan compañeros). Me sorprende lo rápido que ha sido el proceso de integración. Podría decir que hace tres meses debía de tener una cara de prima que no os la podéis ni imaginar. Posiblemente ahora la siga teniendo, pero de otro modo. Ahora sólo pienso ¿por cuántos procesos pasa un usuario para comprar por Internet? ¿por cuántos procesos pasáis vosotros ahora mismo para saber si debéis dejar un comentario? ¿qué parte de este texto está siendo el más leído? ¿cuántos de vosotros volveréis a verme tras decir que he dejado aparcada la televisión?

Lo que vengo a decir, es que hace tres meses yo era una usuaria más de Internet. No tenía ni idea de todo aquello que se escondía detrás. Sabía algo, por curiosidad propia, pero no todo lo que abarca el hecho de que tú pongas ‘newspaper’ en Google España y que El País esté posicionado en cuarto lugar. Ahora empiezo a entender qué significa eso que llaman SEO y eso que llaman SEM. No me voy a extender en lo que significan estos acrónimos porque estáis en Internet y he aprendido que podéis buscarlo solitos si os interesa. Sólo puedo decir que me parece un curro alucinante. Eso sí: si te quieres interesar por este tipo de curro adelante, pero también deberías saber que es un curro (un poco) para obsesivo-compulsivos. Si eres perfeccionista; no sabes dejar trabajos a medias; tienes capacidad de concentración; y además eres experto en muchas otras cosas, conozco más de una empresa que te guiñaría el ojito encantada.

Así que ya sabéis, estos últimos meses he estado estudiando y formándome, y no he tenido tiempo para vosotros. No veo el momento de explicaros cosas de mi nuevo trabajo, aunque echo un poco de menos eso de sentarme a escribir de cine, tele o lo que surja. Si os soy sincera, todavía no sé qué rumbo tomará este blog de ahora en adelante. Sigo siendo una enchufada de las series, el cine, la televisión, la prensa, etc. pero tengo un mono inconmensurable de organizar mis ideas y poderos dejar un poquito de mi nueva experiencia laboral actual. Ahora empiezo a entender esa frase de “que me quiten lo bailao”.

Tags: , , , , , , , , , , , ,

junio 19, 2011 5

#19Jmani y Festival de Drets Humans de Barcelona

By in Cine, Cultura, Guión, Guión cinematográfico

¡Hoy estoy de subidón! Me ha encantado poder estar en Barcelona con #acampadabcn #spanishrevolution #19Jmani y todos los hashtags existentes sobre el movimiento denominado ya 15m. Estoy alucinada con la capacidad, perdida hasta ahora, de la gente de salir a la calle y manifestar su descontento. Como siempre, nos intentan tomar el pelo y se nos siguen meando en la boca, pero estamos consiguiendo hacer mucha más presión de la que nos imaginamos. Estamos consiguiendo que se pongan nerviosos; que en Francia el gobierno no quiera que enraíce el movimiento y cargue con antidisturbios llevándose 127 personas detenidas; que intenten disolver con estrategias de manual movimientos sociales que acaban de empezar y no quieren que se mantengan a flote; que en Grecia, Bélgica, Islandia y otros países denominados “democráticos” se estén empezando a realizar los cambios y los juicios por mala praxis de la política mundial. Yo siempre seré optimista y creo que esto que nos está pasando nos va a ayudar en un futuro, espero, no muy lejano.

A propósito de todo esto, tenía una deuda para con dos películas que vi, hace ya casi dos semanas, cuando asistí a la apertura del Festival de Derechos Humanos de Barcelona, al que sólo voy a reprochar la falta de organización. Tuve la inmensa suerte de poder ver dos documentales difícilmente explorables por el gran público en la grande y pequeña pantalla.  Las pelis que abrían el Festival eran Collateral Murder: Hellfire de Kristinn Hrafnsson e Ingi R. Ingason asociados a Wikileaks y Maybe I should have (Gunnar Sigurðsson, 2010, Islandia).

Yo ya había seguido con esmero la información que Wikileaks había ido filtrando poco a poco, pero debo reconocer que lo que más me ha impactado de la película Collateral Murder: Hellfire fue poder observar sin cortes la indiscriminada matanza de las fuerzas aéreas norteamericanas sobre civiles iraquíes indefensos. El Ejército norteamericano confunde a una docena de personas, que se encontraban en la calle del barrio de Nueva Bagdad con un equipo la agencia Reuters con las cámaras colgadas al hombro, con insurgentes de la zona. En ese momento se produce un ataque masivo por parte de los helicópteros Apache y sus responsables, que por cierto se mofan de la matanza. Al principio te dices que es la guerra, que desgraciadamente es en lo que nos convertimos cuando tenemos un arma entre las manos. Es el juego del miedo, te puede y te gana. Después de haber visto el vídeo seis veces para intentar entender qué pasó encuentro indiscriminado el ataque y ahora pienso en el Ensayo sobre la ceguera de José Saramago. Os dejo el link para que juzguéis vosotros mismos de lo que os hablo. Sólo deciros que en medio del ataque aparece una furgoneta con dos señores que se acercan a rescatar a los heridos. En la furgoneta, viajan dos niños que volvían del colegio en la parte de delante. El documental entero se basa en las experiencias de las personas que vivieron el ataque, incluyendo los niños, y en las declaraciones de un miembro del Ejército Norteamericano de Tierra que intervino en la misión y se encontró a los niños gravemente heridos. En el link de los ataques que os acabo de poner también hay un segundo ataque indiscriminado sobre civiles dentro de un edificio de viviendas. Si tenéis la oportunidad de verlo os lo recomiendo encarecidamente.

Eso sí, al acabar la proyección de este primer documental se nos acercó una periodista, que ni siquiera había visto la película con nosotros (éramos unas veinte personas viéndola), nos hizo las tres peores preguntas que me han hecho en mi vida: ¿Qué te ha parecido? ¿Por qué estás aquí? ¿Te ha gustado?  El medio no lo diré, pero diré que era algo así como “¿tienes ya tu cuenta naranja?”. Ahora le contesto desde mi blog: me ha parecido una mierda; estoy aquí para enterarme de las cosas porque por los medios convencionales no hay huevos; y no, no me ha gustado una mierda lo que he visto.

El segundo documental proyectado en el Festival fue Maybe I should have. El título hace referencia a una frase que el Ex-Primer Ministro islandés le contestó a un periodista del programa Hard Talk de la BBC cuando le preguntó porqué no había llamado a Gordon Brown cuando éste congeló los activos islandeses aplicando la legislación antiterrorista, hecho que potenció la crisis islandesa. El Primer Ministro sólo supo responder “quizás debería haberlo hecho”.

Como os habéis podido imaginar ya, este documental relata la crisis islandesa desde sus inicios. El director, Gunnar Sigurðsson, nos relata su vida y la relación que él ha ejercido para con ella tomando conciencia de su estado social. Ahora, que nuestras acampadas se están expandiendo a los barrios, recomiendo más que nunca echarle un vistazo a la manera de hacer de los islandeses para poder aprender de sus logros y sus fracasos como revulsivo de la mala gestión de la crisis contra el Gobierno que los hundió.

La película empieza con el director, estilo Michael Moore, hablando sobre las circunstancias de su vida que lo han llevado a grabar el documental. La bancarrota, la hipoteca, la perdida de los valores islandeses, la desconfianza en la banca y la clase política, etc. ¿os suena de algo? Así que, mientras nos explica de manera tragicómica cómo devuelve un coche que va a tener que seguir pagando, arranca el documental. Alentado por un economista, que le explica los tejemanejes de los gobiernos con el Fondo Monetario Internacional y la banca Islandesa, decide seguir el rastro del dinero para acabar dándose cuenta que Islandia tiene comprada de forma especulativa casi toda una calle principal de Londres, bancos en Luxemburgo, paraísos fiscales y asociaciones de Transparencia Internacional que no sirven para nada.

El documental mezcla escenas antiguas de Chaplin y Laurel & Hardy para explicar situaciones cómicas cuando se nos trata como borregos. Destacar que marcan el tempo del guión el humor negro y la ausencia de victimización, así como los pequeños sketches cómicos. El director se enfrenta, aún sin tener ni idea de economía, a peces gordos que mueven el líquido de los países y culturiza a la gente entorno al sistema monetario internacional que nos mueve como mareas. A su vez nos relata las protestas de los islandeses que invocaron al Gobierno de 2008 a su disolución y la creación de un partido político de “indignados” que acabó obteniendo 2 diputados en el congreso. El propio Gunnar se hace responsable de los actos revulsivos y decide presentarse a las listas, hoy en día comenta que fue la peor solución que pudieron haber sacado al respecto. Habían conseguido que el Gobierno se disolviese pese a las cargas policiales y aún y así quisieron abarcar más, pero los representantes de las listas no acabaron de entenderse y regresaron con la colita entre las piernas. En realidad siguen luchando políticamente pero la imagen que dieron a los medios vino a ser esa. Por eso admiro a los “indignados” aquí en España, porque se han aferrado a no tener representantes, a no dejarse mangonear y esto es sólo el principio. De verdad, os recomiendo este documental. Quizás en algunos momentos hay mucho flujo de información a la vez y cueste de procesar porque no es una polémica que nos sea familiar, pero merece la pena verlo y descubrir cómo los islandeses obligaron a su Gobierno a dimitir y ahora su Ex-Primer Ministro está siendo juzgado.

Tras la proyección del documental se hizo un cine forum muy interesante con el director de la película y el representante de la Asociación Islandesa de Deudores, Gurmundur Andi Skúlason. Podréis encontrar más información del movimiento islandés en dicha Asociación, está en islandés pero para eso inventó Nuestro Señor Google el Google Translate.  Por cierto, al día siguiente estuvieron debatiendo en #acampadabcn, gesto que les honra.

Tags: , , , , , , , , ,

mayo 21, 2011 2

Impresiones de una buena indignación

By in Proyectos personales

Hoy nos vamos a indignar reflexionando:

Ayer mirando al vacío en Plaza Catalunya pensaba en varias cosas. Aunque a algunos les parezca desproporcionado lo que voy a escribir a continuación quiero dejar claro, ante todo, que es simplemente un recordatorio personal, no quiero que sea una comparación con épocas ya vividas. Es simplemente la manera de recordarme por qué me parece necesario todo esto de  la #acampada y la #spanishrevolution. Hoy me ha dado por reflexionar, la ley me obliga, no me queda otra.

Teniendo como madre una profesora de historia y geografía siempre tiene uno la sensación de ser un inculto impresionante, espero que me lo perdonen. Mi madre, la quinta que estudió con Salvador Puig Antich, los que salieron a la calle y los que se buscaron la vida para poder hacer algo importante por su futuro, tiene memoria histórica. Mi madre y su quinta forman parte de esa generación, democrática hasta la médula, que siempre que les criticabas el sistema democrático te decía “hay que votar”. Pues bien, nosotros somos parte de esa generación que, en un determinado momento de la historia, hemos perdido la pasión por las urnas.

Quizás todo el idealismo que traía consigo la generación de los setenta se rompió cuando empezaron a salir a la luz todos los resquicios caciquiles de corrupción y ruptura con los principios en los ochenta, los noventa y el siglo XXI. Quizás, la mía, es una generación con mala suerte por haber tenido que vivir esa ola gigantesca de pérdida de los cimientos que nos unen como sociedad. Yo viví desde pequeña esas mágicas noches electorales en los que era importante saber qué pasaba en el país. Igual no tenía uso de razón para enterarme suficientemente de lo que pasaba a mi alrededor, pero sí recuerdo esas largas sobremesas de familiares hablando de política, de formas de hacer las cosas y de discusiones acaloradas sobre cómo dirigir el país. Una familia muy politiquera, sí.

Ayer estuve en #acampadabcn, y aunque no me pude enterar de nada de lo que se comentaba en la asamblea porque éramos muchos y no cabíamos, he leído esta mañana que se hablaba de conseguir para las Generales que el voto en blanco cuente como un diputado menos (es decir, una butaca vacía en el Congreso). Bien, se puede probar todo en democracia (o eso se intenta), pero esto me recuerda mucho a las elecciones de 1989. Ese año el PSOE conseguía revalidar por tercera vez consecutiva su mandato como partido mayoritario y se quedaba a tan sólo un escaño de conseguir la mayoría absoluta (dos conceptos que me asustan desde pequeña). Bueno, pues ese año Herri Batasuna no se presentó en toda la legislatura y el PSOE pudo conseguir su casi mayoría absoluta, ya que tenía más de la mitad de los diputados de la cámara. Primera reflexión: No sirve de nada votar en blanco, y sirve de mucho menos que haya menos diputados en el Congreso. Segunda reflexión: Si nosotros nos dejamos representar por personas con cuerpo y cabeza conseguiremos más que con un escaño vacío en el Congreso, por lo menos, pondrá las cosas más difíciles. Tercera reflexión (me he animado tu): Si nosotros les pagamos para que representen nuestros derechos y obligaciones ¿Qué puñetera gracia tiene que no se presenten a hacer su trabajo como todos? Cuarta reflexión: Hay que ejercer el voto múltiple (creo que este concepto no existe, pero para el caso me vengo a referir al contrario al voto útil). Quinta reflexión: Todavía no he encontrado a nadie que me pueda representar y eso me descontenta y me hiere.

Reenganchándome a la memoria histórica de mi infancia recuerdo como mi madre y mi tía Tere siempre discutían sobre política. Ellas eran extremos completamente diferentes a la hora de enfocar una situación determinada. Yo viví desde el inicio cómo se iba polarizando la situación política del país en dos partidos principales. Tengo la impresión de que cuando era pequeña los mayores tenían la sensación de haber estado luchando para mejorar el futuro político de su país, pero que a medida que pasaban los años ellos también se iban desencantando con lo que habían conseguido, pese a decirte constantemente que “hay que votar”. Esta situación se le ha transmitido a la generación #, como decía el otro día no sé qué periódico.

He vivido la decadencia de la democracia, y me conformé, como toda mi generación. Siempre he votado pero nunca convencida. Me encuentro en el mismo punto de partida y me apena que esto pase, pero no nos queda otra más que vivir el momento. Es posible, como dicen algunos, que esto no sirva para nada. Igual somos demasiado pocos, pero igual de aquí a las generales hemos podido gestar algo más sólido a base del esfuerzo de darnos cabezazos. Es posible también que mañana se acabe todo o que por el contrario se reúna más gente. No puedo describir el momento que se vive, porque como todo en la historia, necesita su tiempo para ser masticado.

Ayer, mientras le daba a la cacerola último modelo sonido campana de iglesia, me acordaba de varios personajes. Me acordaba de Salvador Puig Antich, que por muy poco no pudo vivir la democracia, desencantarse con ella, conformarse, tener una familia y llegar a este punto para saber su opinión al respecto. Hablo de Puig Antich porque es un referente en nuestra memoria pero pido la opinión, siempre bienvenida, de todos los que sois de la quinta de esa generación que salió a la calle a petarse el franquismo. ¡Joder, tanta lucha para esto! Hablo de los exiliados, de los que se jugaron el pellejo como mi tío Miguel, de los que creían por una vida mejor y se tuvieron que esperar veinte o treinta años para poder verlo.  Tengo algo que me pesa en la espalda y me tira para atrás con fuerza, y no, no son las contracturas.

Igual no estoy totalmente de acuerdo con lo que se dice en las acampadas, pero estoy mucho menos de acuerdo con que se me meen continuamente en la cara (cuando te toca la zona del lagrimal te escuece y no te lo puedes quitar).  Ayer creo que había muchos sentimientos afines dentro de Plaza Catalunya, en La Puerta del Sol, en Jaén, en Granada, etc. Como dice una colega “no hay revolución sin poesía y ayer en la Plaza había mucha poesía”.

Igual soy un poco idealista, y es difícil serlo en los tiempos que corren, pero creo que hay que vivir el momento y que si no sale bien hay que volverlo a intentar, y volverlo a intentar, y volverlo a intentar, y volverlo a intentar… Se me quedan muchas cosas en el tintero, no pretendía hacer una reflexión profunda de la situación político-social del país, simplemente compartir una parte de todo lo que me ronda por la cabeza. Si puedo, mañana más, hoy creo que ya me he extendido un poco.  Sexta reflexión: no votar en blanco, no votar nulo. Séptima reflexión: por mucho que reflexione no voy a saber a quién votar con determinación mañana, aunque ya tenga mi voto. Octava reflexión: La ley me obliga a decir que no me voy de acampada, que me voy a pasearme por Plaza Catalunya, a ver si me encuentro a alguien y empezamos un debate, así como por de casualidad.

Tags: , , , , , ,

mayo 1, 2011 2

Me declaro fans de Christopher Moore

By in Bizarradas, Cultura, Literatura

Puede que a algunos no les sorprenda pero hoy tengo un día tontico. Y como tengo un día tontico, un poco perro también por qué no decirlo, me he sentado a leer un rato uno de mis autores de reír: Christopher Moore. Un tarao, un sádico y un surrealista. No necesita más presentación para que vayáis como locos a compraros uno de sus libros, pero por ser él, le voy a dedicar un post. Me declaro fans incondicional. Estoy hasta pensado en hacerme groupie, aunque eso ya me tira para atrás porque también lo pensé con Bukowski e instantes después me arrepentí de haberlo pensado. Es lo que tiene ser emocional.

Ahora mismo, después de haber pasado por unos cuantos de sus libros, me estoy leyendo Cordero. El Evangelio según el mejor amigo de la infancia de Jesucristo. Su sinopsis, que me viene de perlas para describir un poco el libro, lo describe tal que así:

“El nacimiento de Jesús está bien documentado, al igual que, tras su trigésimo cumpleaños, sus gloriosas enseñanzas, sus actos y su divino sacrificio. Pero nadie conoce la adolescencia del Hijo de Dios, los años perdidos; nadie excepto Colleja. Desde el día en que se encontró con Joshua de Nazaret, un chaval de seis años, resucitando lagartijas en la plaza del pueblo, Levi bar Alphaeus, llamado ‘Colleja’, tuvo el honor de ser el mejor amigo del Mesías. Por eso, el ángel Raziel lo ha resucitado y lo ha llevado a América para escribir un nuevo Evangelio, uno que cuente la historia real y hasta ahora desconocida.”

Este es un libro muy poco recomendable para cristianos, judíos, fundamentalistas religiosos varios y faltos de sentido del humor. Por ende, es muy recomendable para todos los demás mortales de la tierra, como casi todos sus libros. Hay que describir muy bien al público para luego no tener críticas negativas en el blog, una tiene que estar en todo, oyes.

Pues bien a lo que iba. Christopher Moore es un colgao nacido en Ohio. Cuando era jovenzuelo trabajó como vendedor de seguros, camarero, fotógrafo, periodista, obrero en la fábrica de cerámica religiosa y hasta de Dj. Se ve que no tenía nada claro que eso de escribir cosas le pudiera reportar algo de dinero. Hasta el momento nadie se ha atrevido a llevar sus libros a la gran pantalla y eso que Disney ya le compró su primera novela. ¡Disney, tú! ¡En qué momento al señor Walter Elias se le iría la chota para intentar adaptar uno de sus libros! (figuro que fue mientras pensaba en eso de la criopreservación).

En fin, que me despisto, ya os digo que no tengo el día muy fino. Descubrí a Christopher Moore con Un trabajo muy sucio, hasta el momento, uno de los mejores libros que ha publicado junto con El Ángel más tonto del mundo. Para entender los libros venideros o anteriores creo que estos dos libros son muy recomendables como punto de partida. Primero, porque son insanamente recomendables. Segundo, porque no tiene precio reírte a carcajadas en el metro cuando todo el mundo va deprimido a trabajar. Si ahora mismo tuviese el primero en mis manos, y no lo hubiese prestado, os pondría un pequeño fragmento de esos tantos que marco siempre porque los diálogos son apabullantes. Como no lo tengo, os tendré que poner un fragmento del libro que ha dado inicio a este post, Cordero. A tener en cuenta para los lectores que Joshua interpreta a Jesucristo, Colleja al mejor amigo de Jesucristo y Magda… bueno, qué contaros de María de Magdala. Ahí va:

[...]

El sol, al ponerse, teñía de rosa las colinas mientras nosotros regresábamos a Nazaret aquella tarde. Además del agotamiento causado por el trabajo, Joashua parecía ofendido por lo que había presenciado ese día.

- ¿Tú sabías eso? –me preguntó-. ¿Qué no se puede construir sobre arena?

- Claro. Mi padre lleva mucho tiempo hablando de ello. Se puede construir sobre arena, pero lo que se construye se derrumba.

Joshua asintió pensativo.

- ¿Y sobre suciedad? ¿Sobre polvo? ¿Se puede construir sobre polvo?

- Lo que va mejor es la roca, pero supongo que sobre polvo también se puede.

- Debo recordar eso.

Desde que empezamos a trabajar con mi padre, apenas veíamos a Magda. Yo me descubrí a mí mismo con impaciencia a que llegara el sabbat, porque era el día en que íbamos a la sinagoga, y yo me quedaba un rato fuera, entre las mujeres, mientras los hombres estaban dentro escuchando las lecturas de la Tora, o  los sermones de los fariseos. Aquellas eran de las pocas ocasiones en que podía charlar con Magda sin que Joshua estuviera presente, porque aunque ya entonces los fariseos le caían mal, sabía que podía aprender de ellos, y por eso se pasaba aquellos días atendiendo sus enseñanzas. Yo seguía preguntándome si aquel tiempo que le robaba a Magda implicaba una deslealtad con él, pero cuando se lo pregunté él me dijo:

- Dios está dispuesto a perdonarte el pecado de ser un hijo del hombre, pero tú debes perdonarte a ti mismo por haber sido niño.

- Supongo que tienes razón.

- Por supuesto que tengo razón. Soy el Hijo de Dios, burro. Además, Magda siempre quiere hablar de mí, ¿no?

- No siempre- le mentí.

El sabbat anterior al asesinato, encontré a Magda en el exterior de la sinagoga, sentada sola bajo una palmera datilera. Me acerqué a ella para conversar un rato, aunque sin levantar la vista del suelo en ningún momento. Sabía que si la miraba a los ojos no me concentraba en lo que me decía, y por eso sólo lo hacía a intervalos breves como cuando uno mira el sol en los días bochornosos para confirmar el origen del calor.

- ¿Dónde está Joshua?- fueron las primeras palabras que salieron de su boca, claro.

- Estudiando con los hombres.

Pareció decepcionada unos instantes, pero luego se le iluminó el rostro.

- ¿Cómo os va el trabajo?

- Duro, me gusta más jugar.

- ¿Y cómo es Séforis? ¿Es como Jerusalén?

- No, es más pequeño. Pero en ella viven muchos romanos. –Ella había visto romanos. Y a mí me hacía falta algo con lo que impresionarla-. Y hay imágenes talladas, estatuas de personas.

Magda se cubrió la boca con la mano para reprimir una risita.

- ¿Estatuas? ¿De verdad? Me encantaría verlas.

- Entonces ven con nosotros. Podemos salir mañana muy temprano, antes de que se despierte nadie.

- No puedo. ¿Adónde le diría a mi madre que voy?

- Dile que vas a Séforis con el Mesías y su amigo.

Ella abrió mucho los ojos, y yo aparté los míos al momento para no quedar atrapado por su hechizo.

- No deberías hablar así, Colleja.

- He visto al ángel.

- Tú mismo dijiste que no debíamos decirlo.

- Es broma. Dile a tu madre que te he contado que he encontrado un panal de abejas, y que quieres ir a buscar miel mientras las abejas están  todavía atontadas por el frío del amanecer. Esta noche hay luna llena, y se verá bien. A lo mejor te cree.

- A lo mejor. Pero cuando vuelva a casa sin miel sabrá que le he mentido.

- Entonces dile que era un nido de avispas. Según ella, Joshua y yo somos tontos, ¿no?

- Según ella, Joshua está mal de la cabeza, y de ti… sí, de ti sí cree que eres un poco tonto.

- ¿Lo ves? Mi plan funciona. Pues está escrito que <<Si el sabio siempre se presenta como un necio, sus errores no decepcionan, y sus éxitos en cambio, causan gratas sorpresas>>.

Magda me dio una palmada en la pierna.

- Eso no está escrito.

- Seguro que sí, en Imbéciles 3:7.

- No existe ese libro de los Imbéciles.

- Pues en Aburridos, 5:4.

- Te lo estás inventando.

- Ven con nosotros. Estarás de regreso en Nazaret antes de que sea la hora de ir a por agua.

- ¿Por qué tan temprano? ¿Qué tramáis vosotros dos?

- Vamos a circuncidar a Apolo.

Magda no dijo nada, se limitó a mirarme, como si viera la palabra <<mentiroso>> escrita en mi frente, con letras de fuego.

- No ha sido idea mía –le aclaré-. Ha sido idea de Joshua.

- En ese caso, iré – dijo.

[...]

Lo dicho, que me voy con el chalado de Moore a reírme a otra parte, ya me contaréis qué tal la experiencia.

Tags: , , , , , , , , ,

abril 25, 2011 2

El efecto mariposa de Perdidos en la Ciudad

By in Cultura, Guión, Televisión

Hoy voy a hacer un poco de occidental. Mira, me he levantado con un aire reivindicativo occidentaloide. Voy a hacer lo que todo buen occidental hace: mirar por encima del hombro y criticar.

Mi post está ampliamente dedicado al docu-reallity de la cadena Cuatro Perdidos en la Ciudad, secuela de Perdidos en la Tribu. Tengo que decir en mi contra que lo veo. Veo el programa aún y sentándome como una patada en los mismísimos muchas de las cosas que se crean para éste. Es un formato que se basa en un concepto que ya es una falacia en sí mismo: DOCUMENTAL y REALLITY. No debería estar permitido poder unir estos conceptos por un guioncito. Pero qué le vamos a hacer, yo lo veo (hablo como espectadora) y cumple con su cometido de entretener. La parte de documental se la dejaron, posiblemente, en el despacho de Vasile.

Para los que no sepáis de qué hablo os dejo una pequeña muestra aquí o aquí. Para los que ya sepáis de qué hablo, porque lo vieron dos millones de personas en el estreno de ayer,  sólo decir que como la parte de documental se la petan que da gusto es recomendable saber un poco más de las tribus Himba y Mentawai que salen en el programa ya que se dejan algunas cosas que no les interesan por el camino. En los últimos años, con la creciente subida del turismo en África e Indonesia ya no están tan aislados como posiblemente les gustaría (o no, esa es una cosa que yo no sé, pero como soy occidentaloide lo afirmo, así de guais). Podéis descubrir más sobre los Himba aquí, los Mentawai aquí o ser libres de buscar por la red.

El programa está guionizado hasta la extenuación. No dejan respirar ni un segundo el ambiente real que se produce con el choque de las culturas. Los únicos que hacen una valoración de lo que observan son los miembros de las tribus. Confrontan las ideas, comentan su punto de vista y sin embargo el programa y su guión no profundizan en esos detalles y se quedan con lo anecdótico: una himba que se pone el sujetador de collar, la señora de la casa que le enseña cómo se pone el tampax, etc. Sin embargo cuando los occidentalitos fueron a vivir un mes con las tribus lo primero que les hicieron fue una reunión explicándoles las normas de convivencia que debían acatar y los trabajos que tenían que desarrollar.  Aquí (y me voy a permitir el chiste) como son negros no les damos trabajo.  En definitiva, ellos nos pegan una patá y se adaptan mil veces mejor a las cosas de nuestra cultura, ya los hemos metido de lleno en la sociedad del consumo sin pegar un solo golpe, igual con un poco de suerte, los pueden apuntar al paro e intentar explicarles qué es la generación ni-ni.

Vamos, que han hecho lo que todo occidentaloide piensa al ver uno de esos documentales de la 2: ¿Y si viniesen alguna vez a vernos a nosotros? Esa fantasía pura y curiosa que nos sucumbe a todos en algún momento de nuestras vidas cuando nuestra cultura choca con otra. Esa manera de mirar por encima del hombro la forma de hacer las cosas de los demás queda plasmada a la perfección tanto en Perdidos en la Tribu como ahora con Perdidos en la Ciudad. Mi conclusión al respecto es que igual deberíamos ponerle límites a esta imaginación occidental, porque la mayor parte de las veces ofendemos más que arreglamos.

Por último, y para acabar, quiero dejarles un mensaje a los señores de continuidad que llevan la programación de Cuatro: ¿Es necesario que cuando tienes subtítulos pongas una promo de yo qué sé qué cosa en el momento en que la tribu entra en Madrid? No ¿Verdad que no? Pues a ver si nos ponemos las pilas y ponemos las promos cuando el programa le de respiro a sus contenidos. ¡Ay, no calla! ¡Que esos momentos no existen!. A ver si en los programas venideros arreglan la cosa  y hablan un poquito más sobre las experiencias vividas por unos y por otros.

Tags: , , , ,

abril 17, 2011 1

Las Reglas del Juego, el fútbol y sus submundos

By in Bizarradas, Periodismo, Televisión

Los que me conocéis sabréis de sobra que soy bastante futbolera. Hay gente que lo entiende y hay gente que no. Hay gente que le gusta el fútbol y hay gente a la que no. A mi me gusta. Me gusta, me cabrea, y me da una sensación que no me la da ninguna otra cosa. Me encantaría ir al campo, a acabar de sacarlo todo, pero me tengo que conformar con verlo desde casa o desde el bar.

No sé por qué pero me gusta desde pequeña. Cuando, con cinco o seis años, estaba en clase de ballet haciendo demi-pliés y relevés pensaba en el pisotón de Stoichkov al árbitro no se quién. El Dream Team nacía con fuerza y Pep Guardiola despuntaba como jugador revelación de la temporada. Nosotras cerrábamos con un derrière y en mi clase no había ningún Billy Elliot. Sería por eso que durante el patio me atraía más jugar a fútbol con los chicos de la clase que ponerme a saltar a las gomas.

Intuyo que a los que nos gusta el fútbol no nos gusta de la misma manera a todos. A algunos les gusta insultar, a otros ver como juega su equipo, a otros sentirse parte de algo grande, a otros muchos nos gusta ver jugar  a su equipo con clase y, por lo menos, con empeño.  Siempre me han sorprendido esos nervios acérrimos antes de un Barça-Madrid. Las conversaciones de fútbol se superponen en todas las comidas, las birras y las tertulias que se den en cualquier clase social o reunión. Lo siento por aquellos a los que no les guste el fútbol, yo considero esta rivalidad  un placer.

Hay una cosa que siempre se me escapa. Es una cosa que nunca cae bien a nadie. Algo que no es imparcial ni mecánico: los árbitros. Creo que son, y generalmente con razón, los más odiados de todos los partidos de fútbol.  Digo con razón porque si tuviesen todos el mismo guión en el que basarse sería perfecto. ¡Ay, calla, que sí que lo tienen! ¡Qué tonterías digo! ¡Se llama reglamento!. Lo que se pudo ver ayer en el Bernabeu fue bastante bochornoso en cuanto a decisiones arbitrales, pero a decir verdad, éstas son unas de las cosas más emocionantes que se viven como espectador. Cabrearte con el árbitro para sacar toda la adrenalina suele ser la mejor vía de escape que existe.

Sin querer hacerlo, no puedo evitar tener que comentar que cuando se oyen los tres últimos pitidos del partido y se hace el balance técnico del arbitraje es insultante ver cómo de 20 faltas cometidas por el Real Madrid sólo 2 fueron amonestadas con una tarjeta amarilla y de sólo 12 faltas del FC Barcelona 5 resultaron ser amarillas, 2 de ellas por protestar. Nos pitaron un penalti, después de haberse comido otro, podría ser peor: podría llover y por lo menos expulsaron a uno. Yo me pregunto ¿Estaba Pepe jugando en el terreno de juego al finalizar el partido o era una ilusión óptica de mi cerebro? En fin, tampoco quería que este blog hablase de fútbol al uso como cualquier tertulia vermutera de fin de semana. Cuando Pep Guardiola dice que el trabajo de juzgar a los árbitros es de los periodistas intuyo que no lo dice por modestia. Modestia a parte, creo que lo dice porque realmente no es su trabajo. Cuando se le critica por ello me quedo desconcertada. ¡Con lo fácil que es decir “yo creo que era expulsión directa”!. Lo difícil es hacer lo que hace él. Como habéis podido leer yo no lo he conseguido.

A lo que voy no es precisamente a juzgar el intrincado mundo del deporte con sus árbitros, sino a fliparlo todavía un poco más con los medios de comunicación. Nosotros consumimos lo que los generadores de noticias nos venden. Opinamos sobre lo que ha dicho o no ha dicho Mourinho o lo que no dice Pep. La cuestión es tener una opinión. Sin ir más lejos, el otro día, Andreu Buenafuente criticaba en su blog a Pep Guardiola por no conceder una entrevista a un medio español y habérsela concedido a uno italiano, que además lo ha traicionado.  Si bien es cierto que Buenafuente empieza diciendo que lo admira y lo respeta no entiendo cómo acaba diciendo que “como profesional del mundo de la comunicación y, desde el respeto, no puedo aprobar que uno de los iconos más sanos e interesantes de los últimos años, nos tenga sumidos en el silencio”.  Pues bien, con cariño y admiración, yo sólo puedo leer en este blog de Buenafuente un cierto resquemor por no haber conseguido que Pep Guardiola se siente en su butaca. Y para mi ésto representa un poco la relación que tienen los medios con el fútbol: un quiero y no puedo.

Me alucina lo que mueve el mundo del fútbol en general. Hay opiniones para dar y vender, esta es una más. Pueden ser opiniones técnicas, opiniones temporales, opiniones de hechos puntuales o, incluso, opiniones sobre ética. ¡Hay hasta estudios sobre ética o filosofía del fútbol! Lo que para mi es inexorable es que no hay ninguna ética más certera que esta. A ver si en este dramático mes que se nos viene encima empezamos a aplicarla un poco mejor.

Tags: , , , , , , , ,

abril 9, 2011 0

1Q84 o ¿Qué le dan de comer a Haruki Murakami?

By in Cultura, Literatura

¡Es coger una de sus novelas y no parar de leer!. No sé que narices le dan de comer a este hombre pero libro que hace libro que te engancha. Aún me quedan algunos por leer, por suerte, pero hoy os quiero hablar de 1Q84 de Haruki Murakami. Esto no va a ser una crítica en profundidad, porque no podría ser objetiva, sino el puro deseo de dejar por escrito QUÉ BUENO ES ESTE TÍO. Además no me lo he acabado de leer, así que tampoco podría hacerla.

Libro de Haruki Murakami

Como hoy no tengo mucho tiempo de escribir sólo os quería dejar un pequeño relato que Haruki Murakami ha dejado en 1Q84. Si ya lo conocéis, o lo habéis leído antes, sabréis que Murakami suele poner pequeños relatos cortos dentro de sus libros. La conversación que aquí os dejo se produce entre dos personas anodinas, en apariencia, pero con una vida distorsionada que les ha marcado de por vida y que no os explicaré. No es un spoiler, no revela nada, así que estaros tranquilos.

[…]

Se hizo un breve silencio.

-        Esta noche a las siete en el hall del edificio principal del Hotel Okura – volvió a confirmar Aomame.

-        Tú sólo has de sentarte y esperar. Ellos te encontrarán.

-        Ellos me van a encontrar.

Tamaru carraspeó ligeramente.

-        Por cierto, ¿conoces la historia del gato vegetariano y el ratón?

-        No.

-        ¿Quieres que te la cuente?

-        Por supuesto.

-        Un ratón se encontró con un gran gato en un desván, que lo acorraló en una esquina sin dejarle escapatoria. El ratón le dijo temblando: “Por favor, señor Gato, no me coma. Tengo que volver a mi hogar. Mis hijos me esperan hambrientos. Déjeme huir”. El gato le respondió: “No te preocupes. No te voy a comer. No se lo digas a nadie, pero yo soy vegetariano. No puedo comer carne, así que has tenido suerte al encontrarte conmigo”. El ratón le dijo: “¡Ah! ¡Qué día más maravilloso! ¡Qué ratón tan afortunado soy! ¡Mira que topar con un gato vegetariano!”. Pero al instante, el gato se abalanzó sobre el ratón, lo inmovilizó con las zarpas y le clavó sus afilados dientes en el cuello. El ratón agonizante preguntó al gato con su último aliento: “¿Pero no habías dicho que eres vegetariano y no puedes comer carne? ¿Era una mentira?”. El gato dijo relamiéndose: “No, no puedo comer carne. No te he mentido. Por eso, voy a llevarte en la boca y te voy a cambiar por lechuga”.

Aomame estuvo pensando un poco en aquello.

-        ¿Qué me quieres decir con esta historia?

-        Nada en particular. Como hace un rato hemos hablado de la fortuna, de pronto me he acordado de la historia. Sólo eso. Aunque, por supuesto, eres libre de buscarle un significado.

-        Una historia reconfortante.

[…]

Y yo me pregunto… yo me pregunto: ¿Y tú quién eres? o ¿Existe la fortuna? .

Tags: , , , ,

abril 6, 2011 2

En ocasiones tengo sueños

By in Bizarradas, Cine, Proyectos personales

El otro día, viendo Buenafuente en La Sexta, se me quedó grabado en la cabeza en hashtag #avecessueñocosas que han utilizado para darle más contenidos al programa utilizando a su público a través de Twitter. Os recomiendo que le echéis un vistazo porque si os gustan los sueños y el surrealismo no tiene desperdicio. Podréis echaros unas risas.

A raíz de éste hashtag en twitter se me ha ocurrido hacer público algo que siempre, desde pequeña, me ha traído dolor de cabeza: soy una psicópata surrealista en potencia. En días como hoy que, mi cabeza es un torbellino, mi raciocinio se vuelve patidifuso y no consigue discernir lo que es realidad o es imaginación. Sí amigos, en días como hoy sueño cosas. Es algo que me tiene preocupada porque en mis sueños sólo hay cabida para las pesadillas y los sueños eróticos poco eróticos. Quizás, como dicen los expertos, sueñe también cosas agradables pero por alguna razón nunca consigo recordarlos.

Recuerdo que cuando era enana, no hace mucho, estaba sentada frente al televisor viendo Cocodrilo Dundee. La escena que más recuerdo es cuando los despiadados cazadores persiguen a unos saltarines e indefensos canguros en la penumbra del bosque espeso y Michael Dundee (Paul Hogan) les “da una lección”. Después, como todos recordaréis, la preciosa Sue Charlton (Linda Kozlowski) mientras se intenta dar un baño seductor para los ojos de la época es atacada por un cocodrilo enorme. Yo creo que ya desde pequeñita tuve la mala suerte de que me gustara el cine y la televisión porque después de haber visto esta película enlacé mi imaginario con Vive y deja morir, la primera de Roger Moore como James Bond. De esta peli la escena que se me quedó grabada fue la de James Bond saltando encima de unos cocodrilos para escapar.

¡Maldita mi suerte! Me pasé varios años soñando que durante una noche gélida, en un bosque en penumbra, era perseguida por un enorme cocodrilo que me hacía la vida imposible. Cuando tenía por fin la oportunidad de escapar (el último paso era saltar encima de su cabeza) me despertaba hecha un ovillo y con los pantalones mojados. Debo deciros, no os diré con cuántos años porque me parece vergonzoso, que volví a tener este sueño hace no tanto y cuando me desperté en mi cama había un charco. Desde entonces no he vuelto a ver ninguna película de cocodrilos.

Lo que realmente me preocupa ahora mismo es: ¿voy a hacerme pipi cada vez que sueñe con un cocodrilo? Lo preocupante es eso y no que sueñe con cocodrilos. Porque si leéis El Gran Libro de los Sueños la definición de cocodrilo es muy tranquilizadora:

“En sueños, el cocodrilo representa las cualidades sombrías y agresivas del subconsciente; aquellos impulsos primitivos y destructores que, a imagen del cocodrilo, se desarrollan y medran en el cieno: al vicio, la traición y el uso de la fuerza bruta.

Pero aparte de estos significados profundos, soñar con un cocodrilo nos presagia la acechanza de un hombre traidor y rapaz que mediante la fuerza o el engaño pretende despojarnos de lo que nos pertenece. Si vemos a tiempo al cocodrilo y logramos escapar es que podremos evitar un robo o una traición”

Nunca me acuerdo de si escapo o no. Agresiva puedo ser un rato, en sueños claro. Menos mal que Jung y Freud están muertos porque no podría evitar volverme loca con sus interpretaciones. Sólo (sí, con acento, que vengan a detenerme los de la Academia) espero que no pase por aquí ningún psicoanalista porque igual no me veo capaz de asumir todo lo que tendría que decirme. Otro día, si eso, os cuento más sobre mis sueños. Ahora ya no hay sol en Barcelona y algo me dice que debo irme a reescribir el guión de mis sueños.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

marzo 27, 2011 2

Cosas que no entiendo I

By in Bizarradas, Cine, Internet, Periodismo, Televisión

Hay titulares y noticias que, cuando me despierto por la mañana con toda el ansia de conocer qué pasa en el mundo, no entiendo. A veces creo que, al llevar gafas y no ponérmelas al despertar, es culpa mía. Sin embargo me he dado cuenta esta semana de que son noticias reales, publicadas y muy comentadas. Véase, por ejemplo, una que me ha impactado a destajo:

Una madre británica inyecta botox a su hija de ocho años

Lo que no me explico es cómo todavía se pueden seguir llamando madre e hija ¿No hay servicios sociales en Londres? Constato también que la fotografía de la noticia no tiene desperdicio, es algo así como La mano que mece la cuna. Tampoco me explico porqué todavía no le ha puesto pechos de silicona, le ha hecho la láser o le ha buscado un apuesto novio millonario para que la suma en el intrínseco mundo del bourbon on the rocks. A este paso, señora, a su hija se le pasa el arroz. Tampoco me explico dónde se quedó el código deontológico medicinal, supongo que pasa como con el periodismo que poco a poco se pierde la ética. Ya puestos a basarnos sólo en la imagen de su hija se la podría haber parido más guapa y haberse ahorrado muchas libras.

Más noticias impactantes de la semana:

­­Sinde, a los cómicos: “Sois analógicos y no digitales, por eso me gustáis”

No, por aquí ya no. Aquí no me queda más remedio que insultarla verbalmente. Pero como aún me queda algo de decoro sólo le diré que se puede ir un rato a dar una vuelta. Esta mujer me cansa ¡Me es tan cansina que hasta me cuesta hilvanar todo lo que tendría que decirle! ¿Cómo una Ministra puede despreciar tan explícitamente el creador de cultura más grande que hay actualmente en nuestro mundo?

La frase tiene delito. No sólo me voy a quedar con el titular porque, en el acto donde lo dijo, también dejó perlas como “he hecho teatro y lo sigo haciendo: en el Parlamento, en el Senado, depende del día” o “ya fui coproductora en alguna ocasión y juré no repetir nunca más. Es casi tan duro como ser ministra en la era de Internet”.

Mira, tía, tres cosas. La primera: nunca han hecho gracia tus bromas. La segunda: con tu teatro estás haciendo una gestión pésima de nuestro sector, nos caen bofetadas por todos los lados y encima nos pides que arrimemos el hombro. Arrímalo tú y empieza a hacer las gestiones competentes que tanta ventaja nos llevan ya otros países. Y la tercera: si no te ves capaz de cumplir con tu cargo: dimite ¡que ya está bien!. Hay gente muy preparada (hablo de especialistas y no de especialistos) y con muchas ideas en la despensa. Les importa un huevo el poder, posiblemente por eso aún no has sido botada de tu trabajo. Por eso y porque, como ya sabemos, el amiguismo es muy doloroso. Le escribiría muchas cosas más pero como estoy escribiendo en un medio digital igual no se lo va a leer. ¿Para cuando un sólo Ministro competente?

Otro titular bueno:

La directora de TV-3 pide a los políticos que se ahorren “actos innecesarios”

De este titular me sorprende que Mònica Terribas haya dicho semejante cosa ¿en qué momento de nuestro idioma preestablecido se les da a los políticos el beneplácito de estar haciendo un acto NECESARIO? Creo que con haber dicho “no vamos a seguir grabando vuestras tonterías y sobradas” hubiera sido más que suficiente.

Y otra más:

Els Mossos podran disparar els nous llançadors a una distància d’entre 1 i 80 metres dels manifestants

Quins ous! Això sí que és muntar-s’ho bé! Els mossos podran disparar als manifestants a ¡¡¡¡un metre!!!! Però per què hem d’implantar aquest model suïs? Qui ho ha demanat? Aquestes coses perquè no passen per les urnes? Per què ningú no hi parla d’elles? Llegint la notícia recordo que fa poc van disparar a un noi durant les celebracions del Mundial de futbol i va perdre l’ull. Se suposa que només podran disparar a cuixes i cames ¡Si és clar! Explica-li això a un mosso a aquestes alçades de la manifestació. Fins i tot igual et pots posar a dialogar en aquell precís moment…

Ahora mismo no me acuerdo de más. Durante la semana tenemos, por lo menos, cuatro o cinco perlas que no me acabaría pero tampoco me quiero hacer pesada.

Tags: , , ,