septiembre 5, 2010 0

Breaking Bad, miedo y asco en Alburquerque

By in Guión, Guión televisivo, Series, Televisión

Posiblemente si estás leyendo este post es que Breaking Bad te ha dejado el mismo sabor de boca, rancio y amargo, que a mí pero aún y así necesitas saber más cosas sobre esta pedazo de serie producida por AMC. Si aún no sabes de qué estoy hablando no puedes dejar pasar esta ocasión de apegarte a tu pantalla de ordenador. ¿Te gusta Anatomía de Grey? ¿Deseas engancharte a Hospital Central cada semana? ¿Estás enamorada de Jack y los losties musculosos? Pues no hace falta que sigas leyendo porque esta serie no es para ti. No encontrarás ningún personaje del que enamorarte, ni la lágrima fácil, ni la ligereza emocional. Sin embargo, si te gustaron series como Los Soprano, Dexter y películas como Chinatown, Mulholland Drive o Blade Runner deberías estar viéndola ahora mismo (¿a qué esperas?).

Esta serie es ganadora de seis de los quince premios Emmy a los que ha sido nominada. Nunca ha podido obtener el galardón a la mejor serie dramática puesto que se los llevó todos Mad Men tanto en 2008, en 2009, como en 2010. Lo que sí ha obtenido Breaking Bad ha sido una crítica excelente, hasta el momento, con sus tres temporadas emitidas. Ha conseguido, no sólo que su guión sea excelente, sino que la interpretación sea sublime en los actores secundarios. Sí, sí, esos actores que la gran mayoría considera insignificantes, esos que hacen que la gran mayoría de las series fracasen o no.

Camino de estrenarse la cuarta temporada, Breaking Bad sigue estando tan en lo alto como cuando empezó. El guión es un lujo estructuralmente hablando: pasa del más leve indicio de drama al genuino humor negro y de la comedia más blanca al drama más duro de masticar. Te mantiene durante 45 minutos sumido en el asco de la experiencia vital humana y te da medio minuto de amor poético para que la sigas viendo. Se agradece que no sea repetitiva y, a su vez, que tampoco sea de esas que la pones y de súbito tu conciencia y tú ética se desconectan para dejar paso a que tu cerebro absorba una verborrea sin igual de emociones ñoñas.

Sin muchos preámbulos la primera temporada ahonda en la vida del ordinario profesor de química Walter White que para llegar a final de mes se pluriemplea en un centro de lavado de coches. Sus alumnos son borregos sin cultura, hormonas sin control, que como a todos los profesores de secundaria no le hacen ni (puto) caso. Además, Walter White es un abnegado padre de familia que tras ser pisoteado una y otra vez sigue poniendo la mejilla para que le caigan. Llegados a este punto, y tras recibir una de las noticias más duras de su vida, decide cambiar radicalmente de hábitos con el pretexto de la familia siempre sobrevolando la trama. Walter se convierte en el mejor productor de metanfetaminas de Alburquerque, cuidad en la que reside, conociendo a los camellos y maleantes más malotes del panorama noteamericano.

Durante las siguientes temporadas el guión tratará de transmitir repugnancia, animadversión, decepción y vergüenza por nuestra raza. Os juro que en determinados momentos lo consigue y lo sobrepasa. Las palabras sueño y esperanza no se dejan ver por ninguna parte. Esta serie te castiga, te fustiga, y posiblemente algún espectador que se haya equivocado al verla se rompa y la deje de ver. Puedo creer que si hoy en día existe algún existencialista concluiría rápidamente su análisis de la especie humana quedando ésta muy mal parada.

La serie está basada en el estilo cinematográfico Neo-Noir (ahora ya podéis dejar de leer), que fue el que siguió al Film Noir norteamericano. El término neo-noir se empezó a utilizar en la década de los ochenta y principios de los noventa, aunque fue utilizado por primera vez por el crítico Nino Frank en 1946. Este movimiento artístico se basa sobretodo en los personajes protagonistas como antihéroes conflictivos en situaciones exasperantes que luchan contra el sistema. En cuanto a la realización del Neo-Noir nos encontramos con iluminaciones poco llamativas, destacando las sombras y encuadres poco usuales. Al ser un estilo predominantemente norteamericano vemos, a través de nuestro protagonista, la nueva moral de la sociedad norteamericana (con sus escasos límites entre lo que significan el bien y el mal).

La trama, pues, se desarrolla dentro de un universo que todos conocemos: la familia y el trabajo. La familia es el desencadenante de casi todos los problemas que Walter se crea a sí mismo. Ésta también suele ser una de las características del género neo-noir como en Los Sopreano o en Weeds. El trabajo es la tapadera perfecta ¿un químico que fabrica sus propias drogas? Por favor ¡más fácil imposible!. Lo bueno de la serie y de su trama es que (creo que todos los que la hemos visto opinamos algo similar) sólo tiene un posible final: ni puede estar en el limbo ni es ciencia ficción; es la vida real. Si una cosa agradece el espectador es que la serie no ha perdido su gancho pese a haber pasado ya de los dos millones de espectadores en el estreno de su tercera temporada.

En cuanto a la interpretación del guión cabe decir que Bryan Cranston, el actor principal que interpreta a Walter White, nos deja boquiabiertos y nos transmite a la perfección ese mundo tan extravagante (y a la vez ordinario) en el que vive. Todos recordaréis a este actor como el padre de “Malcom in the middle”. Cuando vi el primer episodio no tuve narices a reconocerlo, el cambio físico y la magnífica interpretación que realiza, hace que te olvides de un personaje tan reconocido como el de la serie de Malcom. Además también cabe destacar el papel del joven actor Aaron Paul en su papel del exalumno Jesse Pinkman, te haces con el personaje y saboreas su evolución de pringao a gángster.

Están muy bien planteados los silencios y la espectacular dirección de actores. La realización y la iluminación son exquisitas. Hacen que en lugar de estar viendo una serie para la pequeña pantalla te sumerjas en una película a cada capítulo que empiezas. Sólo espero que la cuarta temporada llegue pronto y no se haga esperar mucho. También deseo que la cadena AMC no meta demasiada mano en los presupuestos y me deje patentar que este post es verdad de la buena. ¡A disfrutar!

Be Sociable, Share!

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply