abril 6, 2011 2

En ocasiones tengo sueños

By in Bizarradas, Cine, Proyectos personales

El otro día, viendo Buenafuente en La Sexta, se me quedó grabado en la cabeza en hashtag #avecessueñocosas que han utilizado para darle más contenidos al programa utilizando a su público a través de Twitter. Os recomiendo que le echéis un vistazo porque si os gustan los sueños y el surrealismo no tiene desperdicio. Podréis echaros unas risas.

A raíz de éste hashtag en twitter se me ha ocurrido hacer público algo que siempre, desde pequeña, me ha traído dolor de cabeza: soy una psicópata surrealista en potencia. En días como hoy que, mi cabeza es un torbellino, mi raciocinio se vuelve patidifuso y no consigue discernir lo que es realidad o es imaginación. Sí amigos, en días como hoy sueño cosas. Es algo que me tiene preocupada porque en mis sueños sólo hay cabida para las pesadillas y los sueños eróticos poco eróticos. Quizás, como dicen los expertos, sueñe también cosas agradables pero por alguna razón nunca consigo recordarlos.

Recuerdo que cuando era enana, no hace mucho, estaba sentada frente al televisor viendo Cocodrilo Dundee. La escena que más recuerdo es cuando los despiadados cazadores persiguen a unos saltarines e indefensos canguros en la penumbra del bosque espeso y Michael Dundee (Paul Hogan) les “da una lección”. Después, como todos recordaréis, la preciosa Sue Charlton (Linda Kozlowski) mientras se intenta dar un baño seductor para los ojos de la época es atacada por un cocodrilo enorme. Yo creo que ya desde pequeñita tuve la mala suerte de que me gustara el cine y la televisión porque después de haber visto esta película enlacé mi imaginario con Vive y deja morir, la primera de Roger Moore como James Bond. De esta peli la escena que se me quedó grabada fue la de James Bond saltando encima de unos cocodrilos para escapar.

¡Maldita mi suerte! Me pasé varios años soñando que durante una noche gélida, en un bosque en penumbra, era perseguida por un enorme cocodrilo que me hacía la vida imposible. Cuando tenía por fin la oportunidad de escapar (el último paso era saltar encima de su cabeza) me despertaba hecha un ovillo y con los pantalones mojados. Debo deciros, no os diré con cuántos años porque me parece vergonzoso, que volví a tener este sueño hace no tanto y cuando me desperté en mi cama había un charco. Desde entonces no he vuelto a ver ninguna película de cocodrilos.

Lo que realmente me preocupa ahora mismo es: ¿voy a hacerme pipi cada vez que sueñe con un cocodrilo? Lo preocupante es eso y no que sueñe con cocodrilos. Porque si leéis El Gran Libro de los Sueños la definición de cocodrilo es muy tranquilizadora:

“En sueños, el cocodrilo representa las cualidades sombrías y agresivas del subconsciente; aquellos impulsos primitivos y destructores que, a imagen del cocodrilo, se desarrollan y medran en el cieno: al vicio, la traición y el uso de la fuerza bruta.

Pero aparte de estos significados profundos, soñar con un cocodrilo nos presagia la acechanza de un hombre traidor y rapaz que mediante la fuerza o el engaño pretende despojarnos de lo que nos pertenece. Si vemos a tiempo al cocodrilo y logramos escapar es que podremos evitar un robo o una traición”

Nunca me acuerdo de si escapo o no. Agresiva puedo ser un rato, en sueños claro. Menos mal que Jung y Freud están muertos porque no podría evitar volverme loca con sus interpretaciones. Sólo (sí, con acento, que vengan a detenerme los de la Academia) espero que no pase por aquí ningún psicoanalista porque igual no me veo capaz de asumir todo lo que tendría que decirme. Otro día, si eso, os cuento más sobre mis sueños. Ahora ya no hay sol en Barcelona y algo me dice que debo irme a reescribir el guión de mis sueños.

Be Sociable, Share!

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 Responses to “En ocasiones tengo sueños”

  1. Hasta luego, cocodrilo!

    (meona)

  2. aRi dice:

    ;-) sabía yo…

Leave a Reply