abril 9, 2011 0

1Q84 o ¿Qué le dan de comer a Haruki Murakami?

By in Cultura, Literatura

¡Es coger una de sus novelas y no parar de leer!. No sé que narices le dan de comer a este hombre pero libro que hace libro que te engancha. Aún me quedan algunos por leer, por suerte, pero hoy os quiero hablar de 1Q84 de Haruki Murakami. Esto no va a ser una crítica en profundidad, porque no podría ser objetiva, sino el puro deseo de dejar por escrito QUÉ BUENO ES ESTE TÍO. Además no me lo he acabado de leer, así que tampoco podría hacerla.

Libro de Haruki Murakami

Como hoy no tengo mucho tiempo de escribir sólo os quería dejar un pequeño relato que Haruki Murakami ha dejado en 1Q84. Si ya lo conocéis, o lo habéis leído antes, sabréis que Murakami suele poner pequeños relatos cortos dentro de sus libros. La conversación que aquí os dejo se produce entre dos personas anodinas, en apariencia, pero con una vida distorsionada que les ha marcado de por vida y que no os explicaré. No es un spoiler, no revela nada, así que estaros tranquilos.

[…]

Se hizo un breve silencio.

-        Esta noche a las siete en el hall del edificio principal del Hotel Okura – volvió a confirmar Aomame.

-        Tú sólo has de sentarte y esperar. Ellos te encontrarán.

-        Ellos me van a encontrar.

Tamaru carraspeó ligeramente.

-        Por cierto, ¿conoces la historia del gato vegetariano y el ratón?

-        No.

-        ¿Quieres que te la cuente?

-        Por supuesto.

-        Un ratón se encontró con un gran gato en un desván, que lo acorraló en una esquina sin dejarle escapatoria. El ratón le dijo temblando: “Por favor, señor Gato, no me coma. Tengo que volver a mi hogar. Mis hijos me esperan hambrientos. Déjeme huir”. El gato le respondió: “No te preocupes. No te voy a comer. No se lo digas a nadie, pero yo soy vegetariano. No puedo comer carne, así que has tenido suerte al encontrarte conmigo”. El ratón le dijo: “¡Ah! ¡Qué día más maravilloso! ¡Qué ratón tan afortunado soy! ¡Mira que topar con un gato vegetariano!”. Pero al instante, el gato se abalanzó sobre el ratón, lo inmovilizó con las zarpas y le clavó sus afilados dientes en el cuello. El ratón agonizante preguntó al gato con su último aliento: “¿Pero no habías dicho que eres vegetariano y no puedes comer carne? ¿Era una mentira?”. El gato dijo relamiéndose: “No, no puedo comer carne. No te he mentido. Por eso, voy a llevarte en la boca y te voy a cambiar por lechuga”.

Aomame estuvo pensando un poco en aquello.

-        ¿Qué me quieres decir con esta historia?

-        Nada en particular. Como hace un rato hemos hablado de la fortuna, de pronto me he acordado de la historia. Sólo eso. Aunque, por supuesto, eres libre de buscarle un significado.

-        Una historia reconfortante.

[…]

Y yo me pregunto… yo me pregunto: ¿Y tú quién eres? o ¿Existe la fortuna? .

Be Sociable, Share!

Tags: , , , ,

Leave a Reply